Colegio Médico del Uruguay

  • Twitter
  • Youtube
  • La Salud de tu Profesión

Ateneo pone en debate los principios bioéticos vinculados a la atención en Emergencia

| Consejo Regional Sur

Los principios bioéticos que entran en juego cuando se toman decisiones en los servicios de Emergencia fueron el centro del debate durante el cuarto Ateneo Bioético organizado por el Colegio Médico del Uruguay (CMU). El encuentro, que por primera vez se realizó en Canelones, reunió en el hospital “Dr. Francisco Soca” a decenas de profesionales de la salud.

La actividad fue organizada por la Regional Sur y tuvo como expositor al doctor Blauco Rodríguez, jefe de Emergencia del Hospital de Canelones. Además, participaron de la mesa la subdirectora técnica doctora Estrellita Fernández, la directora del nosocomio licenciada Estela Ferreira, y el doctor José Minarrieta, presidente de la Regional Montevideo e impulsor del ciclo de Ateneos Bioéticos.

El caso planteado fue el de un adulto mayor que fue atendido y estabilizado por una emergencia móvil en la casa de salud en la que estaba internado, pero que llegó al nosocomio sin historia clínica del hogar donde estaba institucionalizado, ni acompañante. Situaciones como esta son frecuentes en las puertas de Emergencia, que reciben a pacientes de edad avanzada, quienes muchas veces no pueden valerse por sí mismos, ya que presentan comorbilidades, deterioro cognitivo y, en algunos casos, demencia.

“Cuando ocurre esto, el médico se encuentra con una persona que sufre un cuadro grave, que requiere de maniobras invasivas y traslado a CTI, pero se le plantea la disyuntiva bioética de si eso es lo mejor o si está ante la finalización del ciclo vital y solo habría que hacer maniobras de confort y estabilización”, señaló Rodríguez.

El profesional explicó que seleccionaron este caso porque ocurre con frecuencia, pero además porque es de los pocos momentos en que se plantea esa duda en los profesionales. “La disyuntiva bioética de actuar o no casi no aparece en la Emergencia. Hay que estabilizar a quien sea que llegue, pero en un caso así, por ejemplo, se puede plantear si no se incurre en un ensañamiento terapéutico”, explicó.

Además de fomentar la reflexión, uno de los objetivos del Ateneo Bioético fue generar insumos para la elaboración de un protocolo dirigido a los profesionales que trabajan en las emergencias móviles. “La intención es elaborar un documento donde se detalle la necesidad de obtener datos del paciente, su historia clínica, el teléfono del médico que lo trata en la casa de salud o de algún integrante de su familia. La idea es que todo paciente institucionalizado que es trasladado por una Emergencia Móvil, debe llegar a los Servicios de Emergencia de los hospitales con la historia clínica generada en el hogar donde está internado. De ese modo, el profesional que lo reciba en el sanatorio contará con las herramientas objetivas necesarias para brindarle el tratamiento más adecuado y tomar la decisión que corresponda”, concluyó Rodríguez.