Colegio Médico del Uruguay

  • Twitter
  • Youtube
  • La Salud de tu Profesión

En el Hospital Pasteur, médicos reflexionaron sobre cuestiones éticas y legales…

| Consejo Regional Montevideo

Se realizó el quinto encuentro del ciclo de Ateneos Bioéticos, organizado por el Colegio Médico del Uruguay.

Con un marco de público importante, se realizó en Montevideo el quinto encuentro del ciclo Ateneos Bioéticos, en esta oportunidad, organizado por el Consejo Regional Montevideo del Colegio Médico del Uruguay (CMU) y por el Comité de Bioética del Hospital Pasteur.

Durante la actividad, titulada Decisiones urgentes en el paciente confuso, una mesa integrada por los doctores Domingo Mederos, integrante de la Cátedra de Medicina Legal; María Carracedo, de la Unidad de Bioética de la Facultad de Medicina; Oscar Cluzet, integrante de la Comisión Asesora de Bioética del CMU y representantes del Comité de Bioética del Hospital Pasteur, abordó los problemas éticos y legales a los que se enfrentan los profesionales de la medicina cuando un paciente no puede tomar decisiones a causa de su estado mental.

En este sentido, se expuso una historia clínica real y se intercambiaron posturas con los profesionales presentes, centrando la discusión en que la decisión debe respetar la autonomía del paciente y de su familia.

José Minarrieta, presidente del Consejo Regional Montevideo, impulsor de estos encuentros, señaló la importancia de la reflexión y el análisis entre pares para lograr entre todos elevar el nivel de la profesión y lograr un mejor diálogo entre médicos, pacientes y familiares.

“Día a día nos enfrentamos a diferentes situaciones y a la difícil tarea de tomar decisiones que tienen que ver con lo humano, dilemas éticos más allá de lo técnico, y es importante tener momentos de reflexión conjunta, escuchar a especialistas e intercambiar ideas que mejoren nuestro accionar”, apuntó.

Por su parte, Oscar Cluzet hizo referencia al rol de la bioética en el quehacer médico. “Es fundamental en la medida en que actúa el componente humanista de la profesión, porque toma en consideración los valores del paciente y de su familia, y lo hace participar en la toma de decisiones, convirtiéndolo en un actor principal del propio tratamiento. Hay que difundir la bioética a través de su fundamento filosófico, pero también mediante su aplicación de forma cotidiana en la clínica. En esta última fue que hicimos hincapié esta jornada y sobre la cual discutimos”, apuntó.

“Las decisiones son de equipo y es bueno que todos los profesionales estén informados de cuál es la dirección en la que hay que caminar, para que haya una postura coherente de todos frente a las variaciones que la parte clínica puede tener. Se procura generar estos espacios de discusión como parte integrante de la propia mecánica de trabajo”, concluyó.