Colegio Médico del Uruguay

  • Carné
  • Twitter
  • Youtube
  • La Salud de tu Profesión

Experto chileno abordó el dilema ético de prolongar artificialmente la vida

| Comisión Asesora en Bioética

Como actividad de finalización del primer curso online de Bioética Clínica organizado por el Colegio Médico del Uruguay (CMU), se realizó una conferencia y taller del que participaron docentes y el invitado extranjero, Dr. Juan Pablo Beca, referente mundial en la materia.

Durante la jornada, que fue transmitida en vivo por CMU TV, se abordaron algunos de los temas del curso, con énfasis en la limitación del esfuerzo terapéutico en el final de la vida y la confidencialidad, promoviendo además la participación y discusión colectiva.

Beca abordó el problema bioético de la limitación del esfuerzo terapéutico y argumentó que si bien en la actualidad la Medicina es capaz de prolongar artificialmente la vida, muchas veces se hace a expensas de producir sufrimiento y costos económicos. “Esto ocurre con mucha frecuencia por petición de los pacientes y presión de los familiares ante el temor a la muerte. Una cosa es luchar por sanar a una persona y otra cosa es impedir el final natural de una vida por causa de una enfermedad incurable y en una situación de descompensación final”, explicó.

Sobre la confidencialidad, un tema que cobró relevancia en Uruguay con el impulso de la historia clínica electrónica a nivel nacional, se expuso el abordaje de estos datos con las debidas garantías y cuál es el lugar que le corresponde a la autoridad sanitaria en cuanto al acceso a esta información.

Beca planteó que en la medicina tradicional, la relación de un paciente con el médico debe ser de confianza recíproca y que el profesional tiene la obligación de respetar la intimidad de su paciente. Las formas de violar ese respeto pueden ser múltiples, desde un comentario ligero, el acceso a la ficha clínica de un paciente que no es el propio en el contexto de una investigación o de un especialista al que pidieron una opinión, un resultado de laboratorio que implica un diagnóstico en la historia, entre otras.

“El derecho del paciente se transforma en un deber del profesional a respetar a la persona enferma. Eso viene desde la historia de la Medicina y desde el Juramento Hipocrático y no debe cambiar con las formas más modernas de almacenar información”, señaló.

Con esta conferencia el Colegio Médico culmina el primer curso, que fue organizado en conjunto con la Unidad Académica de Bioética de la Facultad de Medicina, la Comisión de Bioética y Calidad integral de la Atención en la Salud del Ministerio de Salud, y la Comisión Asesora de Bioética del CMU.

La actividad, destinada a todos los Colegiados, abordó los principales temas de la bioética actual, comenzando por la definición de ética y su distinción de la moral, los principios de la bioética, la limitación del esfuerzo terapéutico, la ética en el final y comienzo de la vida, entre otros.

El curso, que comenzó en agosto y se prolongó por tres meses, contó con la participación de unos 400 colegiados que accedieron a los contenidos expositivos, a problemas clínicos y foros de discusión.