Colegio Médico del Uruguay

  • Carné
  • Twitter
  • Youtube
  • La Salud de tu Profesión

#PIENSEenTEV El 13 de octubre se conmemora #DíaMundialdelaTrombosis

| ISTH

La trombosis es una de las principales causas de muerte y discapacidad a nivel mundial.

Como forma de prevenir y alertar sobre esta enfermedad se celebra el 13 de octubre de cada año el Día Mundial de la Trombosis, cuyo objetivo es destacar su morbilidad y las graves consecuencias de la tromboembolia venosa.

Según información de la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia, una cada cuatro personas fallece por causas vinculadas a esta afección, que implica la formación de trombos potencialmente mortales en el sistema venoso, los cuales pueden obstruir el torrente sanguíneo normal e incluso desprenderse y trasladarse hacia un órgano.

Esta situación puede ocasionar embolia pulmonar y eventualmente ser causa de muerte.

Todos los años se registran aproximadamente 10 millones de casos de trombosis venosa en el mundo, según cifras registradas por los organizadores del Día Mundial de la Trombosis.

Hasta el 60% de los casos ocurre durante o después de una hospitalización, lo que convierte a esta enfermedad en la principal causa de muerte evitable en hospitales.

La trombosis venosa afecta sin distinción a personas de todas las edades y sexos, pero algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollarla por ejemplo en el paciente inmovilizado o en reposo por tiempo prolongado y también frente a intervenciones quirurgicas mayores, especialmente relacionadas a cáncer y cirugías de cadera o de rodilla.

Ser mayor de 60 años, tener antecedentes familiares de trombosis, padecer cáncer o estar en quimioterapia, utilizar medicamentos a base de estrógenos como anticonceptivos orales o terapia de remplazo hormonal, también son factores de riesgo moderado.

Otros factores que inciden son la obesidad, el embarazo o parto reciente, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Sin embargo, la trombosis venosa puede ocurrir sin signos o síntomas y puede pasar inadvertida para el profesional de atención médica.

Cuando aparecen síntomas como dolor que a menudo comienza en la pantorrilla, inflamación del pie, el tobillo o la pierna, enrojecimiento de la piel y calor, puede traducir la presencia de una trombosis venosa profunda, mientras que el ahogo o dificultad de respiración inexplicable, respiración rápida, dolor en el pecho que empeora con las respiraciones profundas, frecuencia cardíaca rápida, mareos o desvanecimientos pueden estar asociados a la embolia pulmonar.

La tromboprofilaxis mediante el uso de anticoagulantes en aquellos pacientes que tengan factores de riesgo de significación es una medida acertada para evitar las consecuencias de esta enfermedad potencialmente mortal