Un decálogo de buenas prácticas, que salva vidas

La epidemiología de la Tuberculosis en Uruguay, está cambiando.

Un decálogo de buenas prácticas, que salva vidas:

Tuberculosis…!!! Todos los médicos y todas las instituciones de salud debemos ser parte del compromiso con su diagnóstico precoz, para que nuestro país siga teniendo una baja incidencia de esta enfermedad.

La tuberculosis es una enfermedad crónica causada por Mycobacterium tuberculosis, que se transmite por vía aérea cuando hay un contacto estrecho y frecuente con enfermos no tratados.

Puede afectar a cualquier órgano del cuerpo, y por eso los síntomas estarán vinculados a su localización.

Las formas más frecuentes son las pulmonares, por lo que los síntomas más comunes están referidos al aparato respiratorio: tos y expectoración.

Por eso, hay que recordar que tos y expectoración, por más de 15 días, puede ser tuberculosis.

Recuerda que el bacilo tuberculoso puede causar infecciones extrapulmonares, por lo que: líquidos de abscesos, de pleura, LCR en meningitis, materiales de lesiones óseas, entre otros, deben ser investigadas por esta causa.

El diagnóstico es sencillo y está disponible en todo el país: baciloscopías, cultivos, GeneXpert, y todo lo que sea necesario.

La tuberculosis puede tratarse exitosamente con la medicación adecuada.

El tratamiento anti-tuberculoso comprende varios antibióticos y quimioterápicos, y lo más importante, está disponible y es gratuito en todo el país.

Las personas tratadas pueden vivir vidas normales, y recuperarse de la enfermedad, si se tratan adecuadamente. Si abandonan el tratamiento, no se curan, contagian y pueden aumentar el riesgo de que aparezcan cepas de bacilos resistentes.

No es el especialista, quien tiene más oportunidad de diagnosticar la tuberculosis.

Son los médicos del primer nivel de atención, quienes deben hacerlo

Evitemos el contagio de otras personas, la agravación de la enfermedad y aún la muerte: hagamos diagnóstico precoz de tuberculosis.

DESTACADAS

Ejes del Colegio